Smart Money, Smart People

¿Qué pasa con la casa después del divorcio?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Durante el matrimonio es poco común hacerse esta pregunta, pero es importante hacerla, ya que tú y tu pareja tienen bienes en común, denominados bienes matrimoniales, y una parte del proceso del divorcio es determinar quién se queda con la casa.

¿No sabes para quién es la vivienda en caso de divorcio? No te preocupes, en este blog te explicamos qué sucederá con la casa en diferentes casos. 

¿A quién le corresponde la casa?

1. La casa es propiedad de uno de los cónyuges.

Si la vivienda es propiedad de solamente una de las dos partes, tras el divorcio esta propiedad no cambia; aunque hay casos en los que puede cambiar, por ejemplo:

  • En caso de tener hijos en común, el uso de la vivienda tras el divorcio será para el cónyuge que tenga la custodia de los menores.  
  • Si no hay hijos de por medio, por lo general el uso de la vivienda se concede al cónyuge más desfavorecido, aunque depende de varios factores. Será una decisión tomada por el Juez, teniendo en cuenta cuál es el cónyuge que queda más desprotegido por la separación.

En estos casos, la vivienda sigue siendo del propietario titular, pero el uso de dicho domicilio puede ser para la otra parte, según la situación concreta del caso.

2. La casa es propiedad de los dos cónyuges 

Si la vivienda es propiedad del matrimonio, cada parte posee la mitad. En este caso, ambos deben pagar los gastos de manera equitativa, aunque una de las dos partes no habite la casa; sin embargo, de norma general, en muchos casos quien habita la casa es quien cubre los gastos. Durante el proceso del divorcio, los cónyuges tendrán que decidir:

  • Repartir la vivienda en dos partes: pueden venderla a un tercero y distribuir lo obtenido con la venta.
  • Acordar que acabe siendo propiedad de uno de ellos, con la compensación económica que corresponda para el otro.

Pero también hay casos en los que el derecho a uso de la casa es otra cuestión, y dependerá de:

  • Matrimonio con hijos: si hay hijos de por medio, una vez más el derecho de los hijos es el más importante: el cónyuge con la custodia de los menores será quien habite la propiedad.
  • Matrimonio sin hijos: en el caso de que no haya hijos, por lo general será el cónyuge con menos ingresos y un nivel inquisitivo inferior quien tendrá más opciones de vivir en la propiedad familiar tras el divorcio.

3. Custodia compartida

En casos de custodia compartida de los hijos, la atribución del uso de la vivienda se soluciona de diversas maneras. El Juez decidirá lo que aplica en casa caso:

  • Domicilio rotatorio de los padres: sucede cuando los hijos menores son quienes viven de manera permanente en la vivienda familiar y son los padres los que van cambiando de domicilio según el periodo de tiempo en que ejercen la custodia. El menor permanece siempre en el mismo lugar.
  • Domicilio rotatorio de los hijos: es la opción más frecuente en casos de custodia compartida. Cada progenitor tiene su domicilio y los niños cambian de domicilio según con el progenitor con el que les toque pasar ese periodo. La vivienda familiar se atribuye al cónyuge que el Juez considere más necesitado de protección, según su situación económica.

Si necesitas ayuda con este tema, un abogado especialista podrá ayudarte. Estos profesionales tienen una amplia experiencia en tramitar este tipo de procedimientos, por lo que no dudes en contactarlos.

¿Estás en busca de una casa y quieres asegurarte de su certeza jurídica? Somos una empresa que cuenta con varios servicios relacionados con los trámites necesarios para protegerte a ti y a tu propiedad. ¡Contacta con nuestros expertos!

Suscríbete al blog

Topics:

Publicado por Phinance

Publicado por Phinance

©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad
©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad