<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=2105531126125276&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Smart Money, Smart People

La vida después del COVID-19, ¿cómo afectará nuestra forma de habitar?

25/03/20 04:54 PM / by Phinance

Tiempo de Lectura: 5 min

hombre-con-cubrebocas-blanco-y-negro-min

La pandemia del COVID-19 ha volcado completamente nuestras rutinas. A muchos nos ha forzado a quedarnos en casas que no están diseñadas para nosotros, ¿qué va a suceder con nuestra percepción de “hogar” cuando todo esto termine?

Para el arquitecto ucraniano Sergey Makhno, este periodo de aislamiento, sin importar su duración, modificará completamente nuestra forma de vivir aún después de la pandemia. Los valores cambiarán, nuestras vidas y hábitos cambiarán, y nuestros hogares también cambiarán bajo esa influencia. Con eso en mente, aquí hay algunas predicciones para los cambios que podrían ocurrir, de acuerdo con Sergey Makhno:

Redefiniremos la concepción de hogar

Hasta hace unos meses, para muchas personas el hogar se limitaba a un espacio cómodo destinado a comer de vez en cuando y dormir. Los oficinistas de todos niveles, empresarios y demás trabajadores habían integrado rutinas largas a sus días, especialmente en México que es reconocido como uno de los países con las jornadas de trabajo más largas del mundo.

La practicidad del hábitat se definía, en su mayoría, por:

  • Espacios pequeños y fáciles de mantener
  • Zonas cómodas y adaptadas para el multitask

Ahora que nos enfrentamos a un escenario en el cual quedarse dentro de casa es una necesidad, nos topamos con que nuestros entornos no están preparados para nosotros, y no tenemos hogares verdaderos. Estamos limitados por espacios que no están preparados para ser habitados constantemente o al mismo tiempo por varios habitantes, con zonas destinadas más que nada al multitask porque solíamos tener áreas físicamente separadas para todo (oficina para trabajar, gimnasio para hacer ejercicio, casa para dormir y comer o ¿por qué no? Flojear). Ahora que buscamos rehacer nuestras rutinas y definir áreas para cada actividad, no podemos.

Esta no será una lección fácil de olvidar, y sin duda alguna marcará de manera imborrable los patrones de consumo de Bienes Raíces en el futuro. Los Millennials que hasta ahora habían abogado por espacios compartidos o habitaciones pequeñas, tendrán un nuevo panorama a la hora de buscar casa.

Aumentará la compra de casas independientes y espacios cerrados

foto-aearea-varias-casas-residencias

En una de sus predicciones más arriesgadas, Makhno apuesta por un aumento irremediable de casas-habitación, y en la caída de la ocupación de los departamentos.

“Los edificios de gran altura fueron diseñados para organizar a tantas personas como sea posible en un solo lugar. La salud y la higiene no fueron consideradas. En tiempos de pandemia, es necesario reducir el contacto con todo lo que se usa en edificios de varios pisos: elevadores, botones de elevadores, manijas de puertas, superficies y, sobre todo, vecinos.
Después de un aislamiento forzado en diferentes pisos sobre el suelo, a menudo sin balcón o terraza, todos queremos desesperadamente tener una casa. Puede ser pequeña, pero con un patio y una terraza donde se puede tomar un café por la mañana.”

Ante la experiencia de la pandemia, y de lo que el arquitecto nomina como “un escenario de película apocalíptica en todo sentido”, las tendencias que habían estado tomando fuerza hasta ahora dejarán de avanzar y serán reemplazadas.

<¿Frenamos la economía o aprovechamos para invertir?>

Los modelos de casas pensadas para precisar aislamiento, con amenidades propias para no obligarnos a salir de ellas y con mecanismos de seguridad (muy al estilo de los famosos bunkers que ya están de moda entre algunos grupos de personas exageradamente precavidas) van a volverse una tendencia muy fuerte en la era post-coronavirus. Y así mismo, la tendencia por construir casas a la medida tendrá un muy probable repunte.

Implementación del modelo asiático

zapatos-en-la-puerta-de-entrada-min

Si no has cerrado las redes sociales para huir de la avalancha de información sobre el COVID-19 en tu feed, seguramente has visto que ya se ha comenzado a recomendar crear áreas de “desinfección” a la puerta de los hogares. En sus predicciones, Makhno asegura que esto se volverá una tendencia permanente.

Los hogares occidentales habían seguido, hasta ahora, la tendencia a lo espacioso:

  • Sala-comedor corridos
  • Áreas continuas divididas solamente por una pared
  • Salones amplios y sin división que te brindan la sensación de tener mucho espacio, pero que funcionan como sala-comedor-cocina a la vez.

Ante la contingencia, estos espacios dificultan en gran medida mantener la casa completamente desinfectada, pues no existe un área de entrada que esté dividida correctamente, y muchas veces la puerta da directamente a la sala. Las casas de la era post-coronavirus tomarán esto en cuenta, y los compradores mantendrán en la mente la necesidad de un área para dejar zapatos de calle, ropa, abrigos y demás prendas “contaminadas” a la hora de adquirir o construir.

Movimiento hacia una nueva tendencia: la autogestión

jardin urbano huerto

No podemos subestimar el gran trauma que esta contingencia dejará en la economía. Con la necesidad de aislarnos y salir lo menos posible, nos enfrentamos a una realidad muy incómoda: dependemos del abastecimiento continuo, y no podemos pasar largos períodos encerrados por varias razones:

  • No todos cuentan con la solvencia económica para abastecerse de grandes cantidades en una sola compra.
  • De haber la solvencia, no todos cuentan con el espacio en sus hogares para almacenar grandes cantidades de insumos.
  • Gran parte de la comida que compramos está modificada con conservadores, pero incluso así tiende a tener fechas de caducidad bastante cercanas.
  • Las frutas, vegetales y carnes (básicos en la alimentación) se echan a perder muy rápido.

<¿Puede Mérida volverse un refugio financiero ante la crisis?>

Ante este panorama, Makhno pronostica que el futuro apuntará hacia el incremento de los huertos urbanos, el consumo autogestivo e incluso hacia el boom de la energía limpia, todo con el objetivo de mantener nuestro hogar como un espacio completamente independiente, incluso si el exterior colapsa y nos enfrentamos a nuevos escenarios que nos impidan salir u obtener recursos del exterior.

Habrá varias otras fuentes de calefacción para tener como red de seguridad: una estufa, una chimenea, una caldera de combustible sólido, un generador de combustible. El objetivo será la independencia del mundo exterior, minimizando los riesgos en el caso de un cierre total.

Más lotes y construcción, menos casas terminadas

celular-con-noticias-sobre-coronavirus-min

Todo esto nos lleva a una conclusión bastante arriesgada, pero que ahora mismo se ve muy palpable: los futuros compradores ya no priorizarán la practicidad de un hogar que solo sirve para resguardarse algunas veces, sino que querrán diseñar espacios a la medida, con las características que vean necesarias, y para eso se volcarán hacia la arquitectura y la construcción.

<¿Frenamos la economía o aprovechamos para invertir?>

Los cambios que se enfrentaremos como sociedad post-coronavirus todavía están por definirse, pero no podemos subestimar el trauma que esta contingencia (sin importar su duración) dejará en el mundo entero. Para Sergey Makhno el panorama arquitectónico y de las Bienes Raíces no será el mismo, pero no por eso deja de ser optimista:

Hay muchos más descubrimientos agradables por delante. El nuevo mundo será sobre cosas que importan. Habrá menos objetos y serán elegidos de manera más responsable.

Toma tus precauciones, lava tus manos constantemente y recuerda que después de esto el mundo continuará. Habrá que estar pendientes de las enormes oportunidades de inversión que, sin duda alguna, surgirán. Para ti, ¿qué cosas van a cambiar inevitablemente en un mundo post-coronavirus?

lotes residenciales en merida

Topics: Inversión, Inmobiliario

Phinance

Publicado por Phinance