Smart Money, Smart People

¿Eres un innovador o un atrasador?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Laggards, esas personas que “atrasan” los avances tecnológicos, por ejemplo, si eres de las personas que tendrían un teléfono de disco (dejando de lado la estética vintage), eres lo que la traducción casi literal llamaría “un atrasador

En cambio, si eres una persona a la que le gusta estar a la vanguardia, que los productos nuevos le llaman, solo por el placer de explorar nuevas tecnologías, eres un innovador.

¿Cómo afectamos el futuro?

Todos, invariablemente, somos parte del futuro y generamos de alguna manera, activa o social, un impacto en lo que viene.

Pero los impactos también pueden ser negativos.

No ahondaremos mucho en ejemplos, pero basta decir que en ámbitos médicos, hay tecnologías, técnicas o metodologías que no han sido adoptadas e incluso “aceptadas” porque “no es como se hacían las cosas antes”, sin embargo, hablaremos de eso luego con un análisis de “Black Box Thinking” de Matthew Syed.

¿Por qué es importante ser innovador o al menos un early adopter?

Imagina que abres un restaurante cuya estrella es un platillo nuevo, una creación única y deliciosa que solo tú sabes hacer.

Pero nadie va...

Has invertido en marketing digital y tradicional con fotos de tu producto y atractivas promociones, tienes un letrero luminoso en la entrada, tienes un producto bueno que a todos los que lo prueban se vuelven locos.

Pero no todos se animan a probarlo…

¿Por qué?

La respuesta es simple: es “demasiado nuevo”.

Los innovadores son los que han visitado tu negocio, pero la penetración de mercado de los innovadores es muy baja, menos del 3% del mercado, no es suficiente para un producto de nicho y aunque la calidad sea excelente, no hay suficientes personas que den voz o voto de que tu producto sea lo mejor, al final, la recomendación de boca en boca sigue siendo el mejor referente para el crecimiento de un negocio.

¿Qué puedes hacer por la economía y por el futuro?

Es simple, “consume local”, consume productos nuevos de tus amigos, ve a ese restaurante nuevo al que no te has animado por ir al de siempre que, aunque no es lo mejor, “es lo que conoces”.

Y claro, aunque lo nuevo no siempre es mejor o bueno, es lo que permite que avancemos tecnológicamente, ¿o no recuerdas las filas de personas comprando el primer iPhone?

Si no te da miedo el futuro, eres parte de él.

Para más blogs sobre el futuro y sobre negocios, suscríbete aquí.

Suscríbete al blog

Topics:

Publicado por Phinance

Publicado por Phinance

©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad
©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad