Smart Money, Smart People

¿En cuánto puedo vender mi casa? 5 aspectos esenciales para saberlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

A la hora de vender una propiedad pueden surgir muchísimas cuestiones e intrigas, especialmente en un mercado inmobiliario que se ha transformado de manera impresionante durante la última década. Casas que hace 20 o 30 años costaron unos años de ahorro ahora se han convertido en productos de gran valor que suponen un lujo. Las reglas básicas del juego, en sí, no han cambiado mucho, pero hay variaciones que pueden ser determinantes a la hora de poner precio a tu propiedad.

1.- Antes que nada piensa en el estado de la casa que vas a vender

En la economía actual es fácil dejarse llevar por los precios impresionantes de algunas propiedades muy bien ubicadas, y poner un precio sumamente elevado a la casa que vas a vender bajo la percepción de que “esos son los precios ahora”. No estás del todo equivocado, pero para valuar tu casa exitosamente debes de diferenciar entre:

  • Propiedad de estreno o ya habitada
  • Estado de los acabados exteriores y el funcionamiento del sistema interior (tuberías, cableado)
  • Antigüedad de la propiedad
  • Estado de los alrededores
  • Tamaño y ubicación

El último punto resulta un poco evidente, sin embargo los anteriores suelen pasarse por alto a la hora de valuar una casa. Una propiedad de estreno, con tuberías y cableado nuevo, acabados de última generación que no han sufrido desgaste y que se ha edificado recientemente y que puede tener integradas amenidades que antes no se tomaban en cuenta (como ventilas para aire acondicionado) inevitablemente va a costar más que una propiedad de dimensiones similares, ubicada en la misma zona, pero que ya tiene cierta antigüedad, desgaste y uso. Igualar el precio de la primera puede resultar contraproducente, y demorar o incluso estancar la venta.

2.- No subestimes el tamaño y la ubicación de cualquier modo

Toma en cuenta lo anterior, pero de ningún modo subestimes la enorme ventaja que te brinda la ubicación y el tamaño de tu propiedad. Actualmente, el norte de Mérida se encuentra en crecimiento, y zonas como Temozón Norte, Montebello o Benito Juárez Norte están experimentando una plusvalía muy buena. Otras zonas a las afueras de Mérida pero cerca de puntos estratégicos del estado están poblándose, y la calidad de servicios y comercios en los alrededores sientan un precedente muy bueno para que comiences a establecer precios.

El tamaño, por supuesto, es un excelente benchmark para darte una idea del valor de tu hogar, mientras más metros cuadrados totales tenga el terreno en donde se ubica tu propiedad, más cara puede ser.

3.- Las obras complementarias también cuentan

Una casa antigua puede ganar muchísimos puntos dentro del mercado inmobiliario si ha recibido mantenimiento recientemente. Las mejoras, modificaciones, remodelaciones y demás intervenciones que se han invertido en la casa también deben calcularse dentro del precio final de la venta.

  • Tuberías nuevas
  • Cableado renovado
  • Cuartos nuevos o ampliados
  • Piscina
  • Cochera con puerta automática
  • Palapas
  • Patios techados

Cualquier amenidad presente en una casa puede aumentar considerablemente su precio en el mercado, así que no puedes no tomarlas en cuenta.

4.- El precio del avalúo no es el precio final

Si estás buscando vender tu casa probablemente ya te has topado con varios artículos que hablan sobre los tipos de avalúo que existen, qué aspectos toman en cuenta y dónde solicitar uno. El avalúo de una propiedad con fines catastrales o comerciales tiene como propósito determinar un precio con base en:

  • Valor físico que se toma del costo de los materiales de construcción, el tamaño del terreno, las instalaciones y acabados.
  • Valor comercial que se desprende de los precios de propiedades similares en zonas similares, otras propiedades similares de la zona y el tipo de comercios, servicios y demás en los alrededores.
  • Valor de ingresos que determina el costo de tu propiedad.

El procedimiento se realiza por un perito certificado, y al finalizar te brinda un precio estimado del que no está permitido bajar (para evitar problemas como sospechas de evasión fiscal). Sin embargo, este no es el precio final ni el máximo precio de tu propiedad, sino todo lo contrario. Tienes permitido subir el precio a tu conveniencia, tomando en cuenta siempre los aspectos que hemos descrito antes. Recuerda que vender a sobreprecio puede ser contraproducente.

5.- ¿Estás tomando en cuenta los impuestos en tu ganancia?

Vender una casa también cuesta dinero, y aunque la suma que puedes embolsarte puede ser cuantiosa, también debes tomar en cuenta el costo de la transacción, los notarios y los impuestos a la hora de calcular tu ganancia.

La buena noticia aquí es que, por lo general, los costos de cualquier abogado suelen compartirse o costearse entre ambas partes interesadas (el comprador y el vendedor), y aunque no hay manera de saltarse el costo de escrituras o documentos oficiales necesarios para la venta, sí es posible exentar el Impuesto Sobre la Renta en algunos casos. En general, si sabes cómo, puedes ahorrarte mucho dinero y aumentar tus ganancias.

La mejor forma de conocer el mejor precio para tu casa, definitivamente, es apoyándote con los expertos en la industria. ¿Estás pensando en vender alguna propiedad? ¡Contáctanos! Podemos ayudarte a hacer un excelente negocio.

Suscríbete al blog

Publicado por Phinance

Publicado por Phinance

©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad
©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad