Smart Money, Smart People

Cinco errores financieros que debes evitar después de cuarentena

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Estamos viviendo el inicio de una nueva normalidad que todavía es bastante extraña. Estamos en la incertidumbre, y no sabemos realmente cuánto tiempo podremos disfrutar de salir a la calle (con medidas de precaución) antes de tener que volver al confinamiento.

Es tiempo de cambios, todos estamos evaluando la forma en la que trabajamos, lo que hacemos día a día, nuestras prioridades y, claro, nuestra disciplina financiera. Si esta cuarentena nos ha probado algo, es que no es necesario salir a la calle para hacer gastos innecesarios de forma desproporcionada.

Enfrentémoslo. Probablemente hemos comprado alguna cosa que no necesitábamos durante este confinamiento. Quizá te convenciste de que era momento de cambiar de televisión para poder pasar mejor la cuarentena, o quizá entre el aburrimiento del encierro, pasar página tras página de Amazon se volvió una costumbre.

Sea como sea, hay mucho que aprender en materia de economía y finanzas. La nueva normalidad es una oportunidad de cambio, y es por eso que queremos compartir contigo cinco errores que no deberías volver a cometer después de la cuarentena.

Esperar a una crisis para comenzar a ahorrar

La cultura del ahorro está desapareciendo, y esto es alarmante. De acuerdo con estudios recientes del INEGI, solamente el 13% de los jóvenes ahorra, mientras que el 87% no tiene este hábito financiero.

Las razones detrás de esto son una combinación de situaciones que no permiten el ahorro, como sueldos bajos o ingresos irregulares; y una cultura del consumo que suele anteponer la compra de bienes materiales innecesarios por encima del ahorro.

Muchos mexicanos continuan con la idea de que el ahorro es un “guardadito” para emergencias, o un fondo al que va “lo que sobre” de la quincena. Esta es una mentalidad que debe quedarse en la vieja normalidad, porque para sobrevivir al futuro y triunfar en esta nueva normalidad, el ahorro tendrá que volverse parte de nuestra vida.

El ahorro es una herramienta financiera que te permite amasar fondos monetarios, mismos que idealmente utilizarás para invertir, porque el ahorro por si mismo no te brinda nada más que un capital todavía vulnerable al movimiento del valor de las divisas.

No podemos esperar a enfrentar crisis económicas, sanitarias o incluso crisis financieras personales para darle espacio a la cultura del ahorro en nuestras vidas. Integrarla desde ahora nos permitirá asegurar un mejor futuro.

Comprar cosas sin meditar en el impacto a largo plazo

Algo que viene ligado a la cultura del ahorro, y que le hace mucho daño, es el mal hábito que tenemos de comprar cosas que podrían parecernos necesarias, pero que en realidad no lo son, y sí tienen un impacto significativo en nuestro futuro.

Podemos tomar el ejemplo del café diario en Starbucks, pero en realidad este tipo de gastos hormiga se van por todos lados.

  • Cambiar de celular cada año no es tan necesario como nos han convencido.
  • El celular promedio de gama mediana es exactamente igual de funcional que el muy caro de gama alta.
  • Probablemente no necesitas un Alexa si solamente vas a utilizarlo como bocina inteligente.
  • Los viernes de pizza y pedir comida afuera no son mandatorios, y cortarlos puede beneficiar la salud de tu cuerpo y de tu cartera.

Tendemos a gastar nuestro dinero en cosas que nos generan satisfacción inmediata, sin detenernos a contemplar el impacto que tienen en el futuro.

Claro, con esto no te queremos decir que dejes de darte gustos, sin embargo es buena idea determinar tus gastos obligados de la quincena (como deudas, víveres, gasolina, y sí, fondo de ahorro) para así comenzar a formar un capital propio.

No pensar como inversionista

La palabra “inversión” no suele pasar por nuestra mente más seguido que la palabra “ahorro”, pero lo cierto es que pensar como inversionista no significa que vas a comenzar a comportarte como Leonardo DiCaprio en The Wolf of Wallstreet. Significa que vas a comenzar a analizar la posibilidad de utilizar tu capital para generar más riqueza.

Ya te hemos explicado antes qué es lo que pasa con tu dinero en el banco, y si lo que quieres es mantener el valor de tu capital, o generar más ingresos seguros para ti, la inversión es la herramienta ideal.

Hay una diferencia clara entre invertir en tu futuro y comprar cosas que te hacen feliz en el momento: la inversión te genera rendimientos, te permite continuar amasando capital que puedes re-invertir para seguir el ciclo, y por sobre todo, puede asegurarte un retiro digno cuando llegue el momento.

Sobreestimar el tiempo que tengo para asegurar mi futuro

Si eres un millennial, lamentamos decirte que no eres tan joven como crees. ¡No lo tomes a mal! Sin embargo, pensar en que “todavía no es momento” de invertir, y aplazar la decisión para más y más adelante solo nos quita tiempo valioso, tiempo en el que podríamos ver crecimiento de nuestro capital.

El mejor momento para invertir es ahora, y si todavía no tienes un capital formado, es momento de comenzar a ahorrar, investigar posibles créditos, dejar de pensar que la inversión es “cosa de gente grande” y tomar las riendas de tu futuro financiero.

No aprovechar mis oportunidades de inversión

De todo lo anterior, quizá el error más importante que debemos dejar atrás es el de no aprovechar las oportunidades de inversión que se presentan. Ahorrar y proponerte la ejecución de una inversión es un excelente primer paso, sin embargo es importante buscar y aprovechar las oportunidades que se te presentan, especialmente cuando su potencial es significativo.

Pasar de largo con la excusa de que “quizá no es el momento” perpetúa la tendencia a esperar más y más tiempo, que a la larga termina costándote dinero porque tu crecimiento termina siendo menor al que esperas. Si tu meta es retirarte a los 60 años, por ejemplo, hay una diferencia enorme entre hacer tu primera inversión a los 30 o antes, y hacerla a los 40.

La nueva normalidad es una oportunidad para redefinir tus finanzas, y para comenzar a tomar decisiones conscientes que beneficien a tu bolsillo, y que sean un seguro para el futuro. Ahorrar e invertir son cosas que te permitirán protegerte y mantener una vida digna cuando quieras retirarte. ¿Cuándo vas a dar el primer paso para tomar las riendas de tus finanzas? 

Suscríbete al blog

Publicado por Phinance

Publicado por Phinance

©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad
©2021 Phinance -Smart money for smart people. Política de Privacidad